MARIDAJES XV “ABSTRACCIONES”

Bodegas Roda, en colaboración con la Fundación Foto Colectania, acoge la muestra “Maridajes XV. Abstracciones” con una selección de obras de fotógrafos que han utilizado la abstracción como experimentación con el medio o como una modificación creativa del carácter literal de la imagen fotográfica. La muestra presenta fotografías de Manel Armengol, Juan Bufill, Joan Fontcuberta, Paco Gómez, Ramón Masats, Carlos Pérez Siquier, Xavier Ribas, Humberto Rivas y Ton Sirera, y se podrá visitar en la sala de exposiciones de Bodegas Roda hasta el 30 de septiembre del 2015.

Como en la pintura y la escultura, la abstracción ha sido una práctica recurrente en la historia de la fotografía. Para muchos artistas, la cámara se convierte en una herramienta capaz de revelar aspectos de la realidad que muchas veces el ojo no es capaz de ver. Varios autores han enfatizado en los aspectos más formales y expresivos de la imagen fotográfica, ya sea a través de la fragmentación  y el reencuadre o a través de la experimentación con los materiales esenciales que conforman  la fotografía: la luz y el papel fotosensible.

Uno de los pioneros en la abstracción fotográfica fue sin duda Ton Sirera (Barcelona, 1911 – Lleida, 1975), que estuvo vinculado a los movimientos informalistas y expresionistas de los años 50, y que trabajó de manera continuada y persistente a lo largo del tiempo. Su interés por la naturaleza vegetal, sus formas y texturas, le llevaron a realizar un corpus de imágenes botánicas próximas a las primeras vanguardias artísticas. Además, Ton Sirera defendió a través de sus textos la autonomía del arte fotográfico, haciendo hincapié en su cualidad de ver un objeto conocido bajo un aspecto nuevo. Como él afirma, “este es, en rigor, el papel que ha de desempeñar la fotografía: aislar para dotar a lo que es familiar de una virtud de extrañeza.”

Ton Sirera, Corteza de árbol, 1960

De una manera más intuitiva trabajaría Paco Gómez  (Pamplona, Navarra, 1918 – Madrid, 1998) en la realización de sus imágenes no figurativas. A Gómez se le reconoce por ser un poeta de los muros, de los rastros, de los espacios desnudos y los pequeños objetos. Su observación del mundo parte de una sensibilidad bien enraizada en la realidad, pero a la vez trascendente y cargada de sentido simbólico. Paco Gómez fue uno de los fotógrafos más destacados del grupo Afal (1956/1963) y de la llamada Escuela de Madrid. Su obra, de gran coherencia temática y formal, tiene una impronta genuina que la distingue de cualquier otro fotógrafo de su generación. Y es que la sobriedad, la expresividad y la composición de las fotografías de este autor dejaron una huella en la fotografía contemporánea, que veía en sus sutilezas y silencios una clara visión del mundo.

COLECTANIA 65

Paco Gómez, Sin Título, 1984

Coetáneo a Gómez es Carlos Pérez Siquier  (Almería, 1930), considerado uno de los pioneros de la vanguardia fotográfica en España. Sus fotografías reproducen las paredes desconchadas de las viviendas de La Chanca y forman parte del grupo que el autor califica de “matéricas” y que, tal y como él expresa, “están más cerca de la pintura contemporánea”. En ellas, el autor juega con los elementos, con el recorte de la realidad, hasta convertirlo en una abstracción de forma y color.

Carlos Pérez Siquier, Los Escullos, 1997.

La fotografía abstracta la encontramos también en la obra de numerosos autores que pese a no haber trabajado directamente el tema, sí que han creado obras que están compuestas a partir de los rasgos que configuran propiamente la imagen abstracta, como es la concentración en la forma y las texturas. Es el caso de las fotografías de Ramón Masats, Humberto Rivas, Manel Armengol o Xavier Ribas.

Ramón Masats (Caldes de Montbui, Barcelona, 1931) está considerado el gran reportero de su generación, el que supo captar con mayor talento la cambiante realidad del país y el más dotado para el género del reportaje. Las fotografías de Masats son el resultado del ejercicio honesto y apasionado de su oficio. De manera intuitiva y libre fotografió las calles de pueblos y ciudades, y como otros autores de su generación (como Paco Gómez o Leopoldo Pomés), en su obra encontramos experimentaciones con la fotografía no figurativa, como son estos muros y sus rastros gestuales.

Ramón Masats, Barcelona, 1953

La obra fotográfica de Humberto Rivas (Buenos Aires, 1937 – Barcelona, 2009) se ha consolidado como paradigma de la sobriedad y sencillez, tal y como se muestra en sus series de retratos y paisajes. En el caso de los paisajes, sobre todo los urbanos, Rivas enuncia una poética intensa del paso del tiempo y del tratamiento de la luz, que, sumado a la precisión técnica, da como resultado unas imágenes propias que hacen de este autor un arquitecto de imágenes.

Humberto Rivas, La Mola (Menorca), 2005

A lo largo de su trayectoria, Xavier Ribas (Barcelona, 1960) se ha interesado por los espacios periféricos e intersticiales, normalmente vinculados a una ciudad. Estas fotografías pertenecen a su serie “Umbrales”, en las que el autor representa a través de una composición formal, la parte inferior de las puertas de bancos y entidades financieras de la City de Londres y Amsterdam. Para el autor, la noción de umbral hace referencia a la delimitación, a la diferenciación física y simbólica del espacio. El umbral es un espacio de transición, un “entre-dos” que, en el ámbito de la geografía y sobretodo de la arquitectura, se presta a un proceso de condensación simbólica.

Xavier Ribas, Sín título (de la serie Umbrales), 2000

La exposición incluye también un díptico realizado por Manel Armengol (Badalona, Barcelona 1949) en Islandia, que nos muestra de nuevo como la naturaleza puede ser el punto de partida para la creación de unas imágenes cargadas de contenido poético. El mar de Islandia, abordado desde una postura contemplativa, deviene una bella composición abstracta gracias a un ejercicio de luz, texturas y fragmentación.  Como en otras de sus series sobre los elementos, Armengol se acerca a la naturaleza silenciosamente, con calma; adopta una actitud respetuosa y de admiración, de modo que su presencia no provoque ninguna alteración del estado natural.

Manel Armengol, Líneas del agua 1, Hestfjordur, 2008

Finalmente la exposición incluye dos trabajos en los que la imagen abstracta se consigue a partir de experimentaciones con el propio medio. En el caso de Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955),  se incluyen dos obras de su emblemática serie “Frottogramas”, basadas en la técnica pictórica del “frottage”, inventada por Marx Ernst. En ellas, Fontcuberta frota los objetos fotografiados sobre la emulsión ya sean plantas, animales, rocas o fragmentos de cuerpo humano,  de manera que además de la huella provocada por la luz en el material sensible, éste se ve marcado por su textura. Aunque algunas de estas piezas tienen un buen grado de abstracción, puede decirse que en cierto modo son mucho más realistas que una imagen que responda a los cánones tradicionales de objetividad.

Por último, en la exposición se presenta la obra “Generaciones” de Juan Bufill (Barcelona, 1955) que se basa en el descubrimiento de la luz y el movimiento, ya sea en forma de reflejo de la luz sobre el agua o de la luz como fuente misma, como generadora de formas abstractas. Tal y como explica Bufill refiriéndose a su trabajo, “Mis fotografías son el resultado de la contemplación de la naturaleza, de la pausa ante el flujo del agua bajo el fuego de la luz. La cámara fija los instantes que los ojos no pueden llegar a percibir. La luz es un medio, una inmaterial materia prima, para expresar gestos -es decir, deseos- humanos.”

Juan Bufill,Generaciones (Los centros), 2001

 

Bodegas Roda

Bodegas RODA se funda a finales de los ochenta en el mítico barrio de la Estación de Haro, en la Rioja Alta. Su visión innovadora y su filosofía de trabajo la ha posicionado en la primera fila de los mejores vinos del mundo gracias a su manera de entender la viticultura y de ensalzar la importancia del viñedo viejo y a su gran equipo técnico que lidera proyectos internacionales de I+D+I. Actualmente elabora cuatro marcas: SELA,  RODA, RODA I y CIRSION. Bodegas Roda es patrocinador institucional de Fundación Foto Colectania.

logo

La Fundación Foto Colectania

Creada en Barcelona en el año 2002, la Fundación Foto Colectania es una entidad privada sin ánimo de lucro, que tiene como finalidad difundir la fotografía y su coleccionismo. Cuenta con un fondo de tres mil obras de fotógrafos españoles y portugueses, desde 1950 hasta la actualidad. La Fundación se encarga de su conservación, divulgación y estudio.

Foto Colectania organiza en su sede tres exposiciones temporales anualmente, con el objetivo de presentar importantes colecciones públicas y privadas, así como de llamar la atención sobre autores y obras y establecer relaciones de afinidad entre fotógrafos. También organiza actividades de divulgación para dar a conocer diferentes aspectos de la fotografía.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s