POMÉS Y LA MIRADA

Esta semana dedicamos un nuevo  capítulo de nuestro blog a la esencia en el proceso creativo de Leopoldo Pomés, la mirada.

(En la foto, Leopoldo Pomés)

Tal y como señala Eduardo Mendoza:

Algunas culturas sienten temor a dejarse retratar porque creen que la fotografía sustrae una parte del espíritu del retratado. En el caso de Pomés este temor se corresponde con la realidad.

Es un artista singular, independiente, coherente y al mismo tiempo, desconcertante. Ha tocado casi todos los géneros de la fotografía: el retrato, la crónica de actualidad, la fotografía artística, la fotografía publicitaria, etc… pero el hilo conductor de su dilatada obra es la mirada: la mirada del artista y la mirada del objeto. Las cosas, todas las cosas atraen la mirada de Pomés… No puede evitar mirarlas o no puede evitar que las cosas le miren a él. A través de la mirada no observa, sino que posee y es poseído.

Cuando Pomés retrata se convierte en una animal de presa dispuesto a saltar sobre su víctima: observa, se acerca, se aleja, reflexiona… hasta que por fin captura la mirada de la persona…

Prólogo de Eduardo Mendoza en el libro Photobolsillo de Leopoldo Pomés

A continuación os presentamos una selección de imágenes del libro Photobolsillo de Leopoldo Pomés abarcando imágenes desde los años 50 hasta el año 2004 donde comienza a experimentar con fotografías arquitectónicas sin dejar aparcada la insistencia en el reflejo de la luz.

 

Con estas palabras el fotógrafo expresa su modo de mirar:

La belleza acecha por todas partes. La luz es su cómplice.A veces hay que disparar la cámara fotográfica para poseerla. Prácticamente desde que empecé a mirar no he dejado ni un instante de hacerlo.Cuando el primer resquicio de luz choca con algo, en el nacimiento del día en mi dormitorio, ya se produce el milagro: la irrealidad se hace tangible, la belleza emerge y me provoca. Y así todo el día y todos los días. Un rostro ensimismado apoyado en una ventanilla del autobús a las ocho de la tarde después de una jornada de trabajo, la sombra intensa de un árbol en el pavimento urbano de un día tórrido de verano, una silla vacía en la puerta de un garaje, todo está esperando, acechando. Las imágenes están provocando constantemente, solo hay que aislarlas, detenerlas, poseerlas. Me divierto mucho, pero también sufro, porque todo se escapa, no existe, ya ha pasado. Casi nunca llevo la máquina fotográfica encima, premeditadamente. Habia llegado a no hacer nada, a no ver nada, con esta obsesión de posesión.” Leopoldo Pomés

En este otro link podéis ver información y un catápgo de imágenes sobre la exposición que organizó la galería Fernández-Braso en junio 2012 titulada Más allá de la mirada

http://www.galeriafernandez-braso.com/html/pdf/pomes.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s